DesplazadosUnidad de Víctimas

Plan Nacional de Desarrollo para las Víctimas y Desplazados

El Plan Nacional de Desarrollo, que contó con un apoyo fundamental de la Unidad para las Víctimas con 34 mesas de participación, reafirma la centralidad de las víctimas del conflicto armado y les da un papel preponderante en la elaboración de políticas públicas.

Las víctimas del conflicto armado desempeñan un papel central en el objetivo de construir la Paz Total. Como lo señala la directora de la Unidad para las Víctimas, Patricia Tobón Yagarí, es necesario “romper la indiferencia social” hacia ellas y reconocerlas en su dignidad, pues solo logrando estos objetivos “es posible lograr grandes transformaciones en un país que se había acostumbrado a la guerra”.

Esa misma línea se ve reflejada precisamente en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) presentado por el Gobierno nacional para el cuatrienio 2022-2026. Allí se menciona 96 veces, en sus 320 páginas, la palabra víctimas. Pero más allá de eso, específicamente se abordan las acciones con respecto a este asunto entre las páginas 196 y 207, en el apartado Paz total e integral, y entre las páginas 224 y 229, en el capítulo titulado Reparación efectiva e integral a las víctimas. Cabe resaltar que estas consideraciones tenidas en cuenta por el Departamento Nacional de Planeación fueron posibles en gran medida a las 34 mesas de participación que acompañó la Unidad para las Víctimas desde el año pasado. 

¿Qué dice en esencia el PND sobre cómo lograr una reparación efectiva a las víctimas? En primera medida, el documento recopila el estado actual de la población colombiana afectada por el conflicto armado. Son 9.36 millones de personas, lo que representa el 20% de los habitantes del país. Y aunque en 20 años (2002-2022) se destinaron 219 billones de pesos para la atención y reparación a las víctimas, solo se logró la indemnización del 14%. 

“En 2021 el 50,1% (de las víctimas) se encontraba en pobreza monetaria. Si el número de víctimas dejara de aumentar hoy, repararlas integralmente podría tomar 67 años y costar, solo en el rubro de inversión, 142 billones de pesos”, señala el PND. 

Para mitigar los rezagos y las deudas en atención y reparación, se plantea la necesidad de fortalecer los procesos de retorno y reubicación, así como la restitución de tierras y de derechos territoriales, con el fin de que sean sostenibles en el tiempo. Para garantizar condiciones de vida digna, el objetivo es emprender acciones específicas en materia de seguridad, salud, educación, vivienda y generación de ingresos.  

Para lograr la Paz total e integral, por ejemplo, se habla de la participación de las comunidades en los Planes de Acción para la Transformación Regional, así como la representatividad de sectores históricamente excluidos. Un aspecto fundamental del PND es lograr que la reparación sea verdaderamente integral y se pueda lograr en el menor tiempo posible. Uno de los puntos de la mesa de negociación con el ELN será el de Víctimas; también se implementará una política de verdad y memoria que garantice los derechos de las víctimas y se articularán acciones con el Sistema Integral para la Paz (Jurisdicción Especial para la Paz y Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas).

El documento también cuenta con un anexo que hace referencia a cómo se implementará el Acuerdo de Paz con las Farc-EP (páginas 277 a 291). En este apartado se hace énfasis en: la activación de las instancias de participación de las mesas departamentales y municipales de víctimas, el escaso cumplimiento en la reparación integral, la incorporación de enfoques diferenciales, la priorización de víctimas mujeres y población LGBTIQ+ para que puedan superar su situación de vulnerabilidad, la entrega de predios, la adopción de medidas de satisfacción para víctimas en el exterior, el seguimiento a proyectos productivos implementados y los hogares con mejoramiento de vivienda urbano y rural.

El PND cuenta con unas metas claras para el cuatrienio: la indemnización de 600.000 víctimas, la concertación y formulación de 642 planes de reparación colectiva, la implementación de 300 planes de reparación colectiva, el retorno y reubicación de 368.000 víctimas, la superación de la situación de vulnerabilidad para 2.000.000 de víctimas y llegar al 100% de esta población con atención humanitaria. Todo esto se pretende lograr teniendo en cuenta la siguiente línea base: 

IndicadorLínea de baseMeta 2022-2026
Número de víctimas indemnizadas administrativamente. 1.319.057 1.919.057
Número de planes de reparación colectiva formulados y concertados con los sujetos. 176 818
Número de planes de reparación colectiva en implementación 119 419
Número de víctimas retornadas, reubicadas e integradas localmente (con una nueva medición) 0 368.000
Víctimas que superaron la situación de vulnerabilidad (con una nueva medición) 0 2.000.000
Porcentaje de víctimas con atención humanitaria90%100%

Los seis puntos que guiarán las políticas enfocadas en víctimas:

El PND enumera seis puntos esenciales para lograr la debida atención y reparación a las víctimas. En síntesis, cada uno plantea lo siguiente: 

Reparación transformadora 

Se hará uso de herramientas técnicas, operativas y presupuestales para acelerar los pagos de indemnización administrativa. Se plantea adelantar la construcción e implementación de los Planes Integrales de Reparación Colectiva (PIRC) en comunidades que aún no cuentan con uno. Se implementarán los planes de retorno y de reubicación, que a la vez se enlazarán con otros procesos como los PIRC, PDET, Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), los Planes de Salvaguarda y los Planes Específicos de Atención y Protección. Por último, las políticas públicas también estarán disponibles para las víctimas connacionales en el exterior, buscando mejorar la atención y orientación que se les brinda.  

Estabilización socioeconómica para las víctimas 

La priorización de la población víctima en la oferta social, los derechos socioeconómicos rezagados como lo son los derechos a la vivienda y a la generación de ingresos serán el eje central para brindar soluciones que permitan la reconstrucción de los proyectos de vida de las víctimas. Serán capacitadas teniendo en cuenta sus necesidades y las necesidades y características del territorio en donde los implementen, para garantizar su auto sostenimiento. 

Restituimos la tierra para armonizar la vida 

Su buscarán herramientas para intervenir en zonas que no han podido ser micro focalizadas, donde no se ha podido acceder a los predios; se adquirirán predios urbanos o rurales que sean objeto de procesos de extinción de dominio; y se propenderá por la destinación adecuada de los inmuebles que son objeto de compensación. Se plantea acelerar los procesos de la etapa administrativa a la etapa de cumplimiento de órdenes de restitución. Se adoptarán los lineamientos institucionales e instrumentos para el desarrollo de proyectos productivos en suelo urbano, se prestarán servicios de acompañamiento integral a la población restituida y no restituida. 

Vida, seguridad y libertad de los territorios

Se refiere a la necesidad de la construcción de estrategias de paz en los territorios. El objetivo es promover el cese a la confrontación armada mediante el dialogo con grupos al margen de la ley y el sometimiento a la justicia de los actores con intereses económicos ilegales. Se busca la preservación de un territorio libre de artefactos explosivos que atentan contra la vida. Se adelantarán estrategias para salvaguardar la vida de lideres y lideresas sociales en su labor. Se garantizará la intervención pertinente de las entidades del Estado para responder a amenazas y vulneraciones a los derechos en lugares confinados. Se activarán y fortalecerán: la Mesa Nacional de Garantías, la Mesa de Cumbre Agraria y las Mesas Territoriales de Garantías, como espacios de interlocución entre la sociedad civil y las autoridades; se fortalecerá la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad. 

Colombia potencia mundial de la vida a partir de la no repetición 

Con el objetivo de proteger a niños, niñas y adolescentes de actos delincuenciales, se busca promover la educación, las actividades deportivas y culturales de cada territorio. Acogiendo las recomendaciones de la Comisión de la Verdad, se desarrollarán estrategias que permitan la construcción de una cultura para la paz, la reconciliación, el desarrollo de habilidades socioemocionales, la educación en derechos humanos y la solución alternativa de conflictos. Se trabajará en la búsqueda de personas desaparecidas de una perspectiva reparadora. 

Hacia la superación de la deuda histórica con los pueblos y territorios étnicos 

Se construirá desde el dialogo con los pueblos étnicos y sus autoridades una estrategia que permita que los PIRC, los planes de retorno y reubicación, los PATR y los planes de salvaguarda y planes específicos confluyan hacia la materialización de los derechos a la autonomía, la identidad cultural y el territorio y permitan garantizar su pervivencia física y cultura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba